jueves, 10 de enero de 2013

DESARROLLO LOCAL, REDES SOCIALES, TURISMO RURAL

Tenemos una oportunidad de oro. Si juntamos los tres conceptos del título, que aunque suenen distantes y diferentes, pueden y deben llevarse de la mano, son los ingredientes de cara a un futuro interesante en el medio rural. No me vale el socorrido discurso de que no hay dinero, estamos en crisis, etc. Ya nos invaden los medios de comunicación y los dirigentes que nos manipulan con unas visiones sesgadas de la realidad. Vivimos en un momento espléndido para las nuevas ideas, para la creatividad, para la cooperación y para buscar nuestras señas de identidad.

Quizá por mi formación y mi experiencia profesional, pero vincular el desarrollo local con las redes sociales y el turismo rural, es hoy mucho más que ayer, totalmente necesario e imprescindible para el progreso de nuestro medio rural y los empresarios.

El desarrollo local necesita coordinación. Unir intereses, esfuerzos y dedicación entre empresarios, colectivos y administraciones. Si antes no se debía hacer, ahora es menos momento para las inquinas personales, los rencores o las sinrazones existentes. No hay dinero, es cierto (según para qué), pero lo que sí tenemos (y mucho) son ganas, calidad, trabajo y dedicación, pues... ¡Aprovechémoslo!. Me duele especialmente cuando me cuentan que en un pueblo determinado, si una persona triunfa, como es del pueblo de toda la vida, se aprecia menos al de fuera. Y si puede ponerle la zancadilla, mejor. Ese no es el camino. Para ello hay personas que trabajan para minimizarlo o evitarlo, sí, esas personas que se están cargando: los técnicos en desarrollo local. Pero bueno, ese es harina de otro costal.

La segunda pata, son las redes sociales. ¿Conoceis los centros comerciales de las ciudades? Sabemos que si vamos a esos "antros", estarán lugares con las marcas de moda, con las franquicias conocidas y hay éxito asegurado, pero........ en el medio rural. ¿Cómo se puede coordinar o conocer? No se ha dado con la tecla mágica todavía, aunque algunos estamos en ello, pero las redes sociales van a ayudar mucho en ello. Con formación y conocimientos, los empresarios del entorno rural, suben a la red directamente y sin intermediarios sus productos o servicios para darlo a conocer. ¿No pensais que es magnífico? Si en Ramiro hasta hace dos años, no había "ni magú" y ahora hay un empresario que lo está dinamizando de tal forma, que ha conseguido que visite el municipio (que no el pueblo), más personas que en los últimos diez años. Se necesita coordinación y las herramientas necesarias para usarlo. Queda mucho por hacer pero el camino se está abriendo.

La tercera pata es el TURISMO RURAL (sí, con mayúsculas), pero no el que está estancado de alojamiento y escaparate. Es decir, mira qué bonito es el pueblo, mira qué vistas, pero cuando llega el lunes te vas y hasta luego. El turismo rural debe englobar muchas más cosas. Mi peluquero dice que cuando va a los sitios pregunta: ¿Qué hay para ver?¿Qué hay de beber? y ¿Qué hay para comer?. Yo añadiría otra pregunta, ¿Qué podemos hacer?. Se necesitan más cosas que enseñar la iglesia (que todos los pueblos tienen una). Si la tradición en ese pueblo es hacer quesos, pues que el quesero enseñe la quesería, su industria, sus ovejas y pueda vender el queso allí mismo. Si se centralizan en packs, podemos hacer verdaderamente lo que es el turismo rural, a la par que dignificarlo.
Atrás quedaron los tiempos de la boina y el olor a vaca. Hay algo más, y en igualdad de oportunidades, gana lo rural a lo urbano de calle, pese a que las Administraciones no lo terminan de ver tan claro.

Es por ello que es necesario despertar estos pilares, potenciar el desarrollo local, las redes sociales y el turismo rural, para que nos enriquezcamos y creemos una sociedad nacida en estos momentos, verdaderamente de calidad y pujante. 

1 comentario:

Cristina Sanz dijo...

Que magnífica combinación. Creo sinceramente que con un poco de buena voluntad la tarea no se presenta nada difícil y mucho menos en los momentos actuales donde las Redes Sociales son una herramienta de un enorme potencial. Por supuesto que las Redes Sociales no son la varita mágica que garanticen el éxito, pero utilizadas de una forma optima, se pueden obtener resultados muy positivos. El problema está en lo reacios que somos al cambio; no podemos seguir anclados en estructuras arcaicas por el miedo a perder lo tradicional y lo nuestro. Si acudimos al asesoramiento de un buen profesional el camino se hará más fácil.
Respecto al Turismo Rural, el concepto debe ir más allá de la construcción de casas que algunos hicieron al amparo de las subvenciones que llegaban y que luego lo han destinado a uso familiar. El emprendedor que cree en las posibilidades del medio rural, pone al servicio del visitante o turista, actividades alternativas, catas, jornadas gastronómicas, charlas amables sobre el lugar y sus tradiciones e incluso aconseja visitar pueblos cercanos. Hay que perder el temor y egoísmo y por qué no recomendar la visita a nuestros vecinos de la zona. solo así se crearán sinergias muy positivas para todos. Hay que salir del individualismo y crear círculos que nos beneficien personal y socialmente.
Cristina.