martes, 10 de junio de 2008

EL 7 DE ESPAÑA


Tras un periodo de oscuros nubarrones, de vendehumos no tan baratos, por fín la Selección española tiene un 7 de garantías, el verdadero "7 de España". Se llama David Villa, es de Langreo, Asturias, y su evolución es sencillamente espectacular. Salido de la Escuela de Mareo de Gijón debutó con el Sporting en Segunda. Ya con 19 años mostró su olfato goleador: de cabeza, regateando, con la izquierda, con la derecha, de falta, de penalty, desde dentro del área, desde fuera...

Su evolución fue tan rápida y la segunda tan pequeña, que no le faltaron ofertas por él. Al final el Zaragoza se hizo con sus servicios. En la capital del Ebro mostró lo que sabe hacer: jugar bien, marcar goles y ser un chico accesible y nada conflictivo. Poco duró la alegría en el club maño ya que el Valencia pujó por él y pagó una suma importante por sus servicios.

Ha seguido mejorando y pese a que la temporada ha sido nefasta para el club ché, Villa se ha hecho notar tanto en el club, como en la selección, que ha ido ocupando por merecimientos propios, el lugar que antaño tenía el mediático Raúl.

Tras la cruzada de Aragonés con el de Madrid, con parentesco en Medina del Campo, Villa ha cogido, con trabajo, calidad y en silencio, el olfato de gol que faltaba al mediático en las grandes competiciones. Hoy ha marcado 3 goles en el primer partido de la Eurocopa. Un bonito premio para un jugador que todavía tiene que mostrar muchas más cualidades, y del que espero no se vaya al Madrid, como suena por ahí, para evitar un más que probable deterioro.

1 comentario:

Rodri dijo...

Es verdad, este el verdadero 7 de España, un jugador de calidad y olfato de gol.
Yo no dudo que Raúl haya hecho méritos suficientes este año para ir a la Selección, pero no es ni de lejos tan bueno como nos lo quieren seguir pintando varios medios de comunicación de la capital, y tampoco tiene una calidad asombrosa. En muchos partidos es sólo ímpetu, poco más.
Y coincido contigo M.A., espero que Villa no recale en el Madrid.